septiembre 2019

  /  2019

Se rompe la soledad y quedan en su lugar las risas de los niños y los aplausos las noches llenas de luces los patios sin barrer y las ventanas. Hoy decido quedarme un rato más con los quinqués, el disgusto permanente de la licuadora, la nerviosa

Todos formamos parte de algún mundo de ensueño, sólo que creemos tan fervientemente que lo que nos rodea es tan real que no nos damos cuenta que nuestra realidad es únicamente un sueño soñado dentro de los párpados cerrados de