Breviario del miedo XIV

Carrusel

Érase un niño que vivía en un cuarto acolchonado y sin ventanas

Era un niño que hacia dentro se asomaba y miraba

SIEMPRE SIN SALIR          miraba

La habitación no tenía puertas

      por lo que nadie sabía de él y nadie sabía qué miraba

El niño daba vueltas al carrusel que en su imaginación

era la habitación, que sin puertas ni ventanas lo alojaba

PERO NADIE SABÍA DEL CARRUSEL

porque nadie sabía del niño ni de la habitación

Y el niño subía al potro dorado que era el más grande del carrusel

pero él no sabía que era un potro dorado, ni que era parte de un carrusel

porque nadie le había hablado de potros dorados ni de carruseles

PORQUE NO HABÍA NADIE MÁS EN ESA HABITACIÓN

El niño soñó con un mundo que recorría en el potro dorado del carrusel

y el mundo cabía en aquella habitación              sin puertas ni ventanas…

Un día el niño bajó del carrusel

e imaginó a un niño en un cuarto acolchonado y sin ventanas

QUE TENÍA UN POTRO DORADO

un niño que lo invitó a dar vueltas en su carrusel

Post a Comment