Breviario del miedo XIX

De santos y demonios

Matilde se encerraba toda la noche a rezarle a sus imágenes para ahuyentar los demonios.
Ellos se colgaban de sus ojos hasta que se los llenaban de legañas: Legañas lagartos de llantos, llantos de recuerdos que se escurrían en su vientre
y la preñaban. La preñaban de santos que nunca sonreían…

La voz de una campana comía de aquella mano:
Mano que obligaba la suya a acariciar la entrepierna de aquel viejo cura, cuando Marcos era niño.
Mano que un día se hizo madura para golpear y llenar de demonios las horas de Matilde, que lloraba de noche mientras espantaba con rezos sus demonios y alimentaba con esas plegarias los de Marcos.


Matilde, que un día dio a luz un niño concebido entre el hambre y los gritos.
Un niño que vivía encerrado entre imágenes de santos que no reían y que, en su encierro, pensaba ser cura de grande.

De grande es muy facil convencer a los niños y llenarles el corazón de santos y demonios.

 

Post a Comment