Breviario del miedo XXVIII

Esta ciudad está podrida,
desde sus cimientos,
podrida

Los huesos que la sostienen
todos se han fracturado,
y ahora caemos…
Al vacío, caemos…
Sin pudor,
desnudos,
sin historia…
caemos

Yo nací en esta ciudad,
me alimento de ella:
de su veneno;
del acidulce veneno
de sus labios

Ciudad podrida
en tus calles todos nos odiamos,
nos atropellamos, nos sangramos:
como niños locos que pelean
nos sangramos

Mientras esperamos
que por fin te canses de nosotros,
y nos dejes pudrirnos contigo
entre tus escombros

Bastarda ciudad
que nos tienes a todos
huérfanos de padres.

Rompesueños,
llénanos los cuartos y las bocas
de palomillas del mal presagio
líbranos ya de vivir
en este cementerio
sin ángeles

Post a Comment