Canóa, la historia es cíclica

Hace casi 50 años, el 14 de septiembre de 1968, la sociedad se sorprendió y avergonzó de igual manera con los hechos sucedidos a 5 estudiantes de la universidad de Puebla en el pueblo de San Miguel Canóa, donde fueron linchados por los lugareños previa incitación del cura local. El hecho fue denunciado por la película homónima de 1975, dirigida por Felipe Cazals. Ahora toca a estudiantes de cine pagar con sus vidas la inocencia de creer, como todos, que aquello era algo tan lejano y casi intangible que no nos podría alcanzar.
La realidad es triste. Esta vez no es un cura y su turba encolerizada, pero sí se repiten la ignorancia y el odio. Ahora es un youtuber quien además se mofa en su falta de humanidad. Ahora es un grupo delictivo, llámese cártel, narco, secuestradores ¿qué más dá?
La conclusión es contundente: vivimos en una burbuja y creemos que estamos más allá de la violenta realidad que nos rodea. Sólo basta un descuido, un exceso de confianza para rasgar el delgado velo de esa burbuja y dejarnos expuestos y vulnerables como los estudiantes de Canóa, como los de Jalisco, sin posibilidad de escapar.
No hemos avanzado nada!!!!

Post a Comment