El 8, camino sinuoso que se cierra por dentro y por fuera

En mandarín hay muchas semejanzas idiomáticas, tal y como sucede en todas las lenguas. Tomemos como ejemplo la palabra “papá”, que se pronuncia “baba”. Si separamos las sílabas, tendremos “ba-ba”, lo cual cambia el sentido, traduciéndose como “ocho-ocho”.

Esto último resulta interesante porque en Taiwán, donde al igual que en China se habla mandarín, se usó el homónimo como consigna para conmemorar el Día del Padre, que en la isla se festeja todos los ocho de agosto de cada año.

La simbología no queda sólo ahí, pues el ocho es un número muy importante para chinos y taiwaneses, pues está asociado con la fortuna, la abundancia y la buena suerte.

En esta imagen que les presentamos a la derecha, se aprecia a un papá que ayuda a su hijo a elaborar bocadillos durante una actividad organizada por la oficina del pueblo de Zhudong en el distrito de Hsinchu con motivo del Día del Padre 2018. En Taiwán, la festividad en honor al padre se celebra cada año el 8 de agosto. Esta fecha fue seleccionada precisamente por la coincidencia del “ba ba” o doble ocho que en mandarín es homónimo de la palabra papá.

En este día, las familias se reúnen para festejar al hombre de la casa que no sólo es padre, sino proveedor, maestro, líder y ejemplo del linaje familiar.

El 8-8-8

Si recordamos la Olimpiada de 2008 que tuvo lugar en China, el festejar este magno evento en una fecha como el 8 de agosto de 2008 (es decir, 8-8-8) fue como un imán que atrajo el éxito de los chinos en el deporte. En esa ocasión, China obtuvo cien preseas, de las cuales 48 fueron de oro, 22 de plata y 30 de bronce. Aunque Estados Unidos lo superó en el total de medallas con 112, quedó en segundo lugar por sumar 36 galardones dorados; 12 menos que el gigante asiático.

Para China esto era como el trampolín que necesitaba para catapultar su imagen de éxito ante el mundo, no sólo en el comercio, la tecnología, la seguridad o la economía, sino en el avance de su civilización y sobre todo en el deporte, donde ahora figura entre las principales potencias olímpicas del mundo.

Alberca olímpica de Beijing 2008.

Sólo para que lo sepan: En esa olimpiada también saltó a la fama un nadador estadounidense, se trata de Michael Phelps, quien consiguió para su país ni más ni menos que ocho medallas de oro, con las que superó el récord mundial impuesto por Mark Spitz, quien detentaba siete galardones dorados desde la Olimpiada de Munich en 1972. En una noticia difundida reciente y curiosamente cercana a esta misma fecha, el niño estadounidense Clark Kent Apadua, superó en 1 minuto, 09 segundos y 38 centésimas, la marca de Phelps en nado estilo mariposa.

Por si, sí o por si, no, los chinos recomiendan que este día (08-08-2018) se tenga un ayuno de malos pensamientos y que la mente se enfoque en un desarrollo constante del ser y el espíritu. El camino sinuoso que se cierra por dentro y por fuera.

 

Post a Comment