Literatura imposible 14

Ebrio como un Dios

“Hom­bre y gui­ta­rra can­tan­do a la luz de las es­tre­llas…”

Pe­ro re­sul­ta que es en va­no can­tar cuan­do se tie­ne tan­ta ham­bre atro­pe­llan­do las pa­la­bras que sa­len su­cias de la ce­ni­za que lle­va uno en los pul­mo­nes: ce­ni­za de ci­ga­rro, de ca­rros, de gen­te que se con­su­me sin que uno pue­da ha­cer na­da por ellos, ni por uno, que se aca­lam­bra los de­dos tra­tan­do de sa­car­le al­gún so­ni­do a una gui­ta­rra de cuer­das de pa­pel, gui­ta­rra se­ca por den­tro, con el co­ra­zón de ma­de­ra ra­ja­do por la mi­tad… y te pa­sas la otra mi­tad de tu vi­da res­ca­tan­do pe­ce­ci­llos del es­tan­que de tu re­cuer­do pa­ra po­ner­los en la pe­ce­ra de tus fa­vo­ri­tos y esos re­cuer­dos brin­can y se re­tuer­cen bo­quean­do has­ta que po­co a po­co se que­dan quie­tos, quie­tos. Y cie­rras tus ojos de Dios y se te es­cu­rre una lá­gri­ma… Y abres tus ma­nos de Dios pa­ra arran­car­le un hi­jo a esa se­ño­ra que to­dos los días se for­ma en la fi­la del su­per­mer­ca­do pa­ra com­prar aun­que sea una la­ta de fri­jo­les y ali­men­tar a sus re­to­ños. Pe­ro hoy te le­van­tas­te de ma­las y te lle­gó el tu­fo de tu alien­to a Dios bo­rra­cho y qui­sis­te des­qui­tar­te y ahí es­ta­ba ella, co­mo to­dos los días, lla­mán­do­te, su­pli­can­do, pe­ro a tí se te ocu­rrió vol­tear con el la­do ma­lo de tu ca­ra y aho­ra co­mo ya no te sa­len las cuen­tas, pa­ra com­pen­sar de­ci­des re­ga­lar­le otro ya­ci­mien­to de pe­tró­leo a aquel ára­be que gus­ta de ju­gar a las gue­rri­tas y que co­mo es­tá tan con­ten­to de su re­ga­lo di­vi­no co­mien­za una que de­ja­rá en la mi­se­ria a un pais en­te­ro. Pe­ro eso a tí que te im­por­ta si ya te hi­zo efec­to el co­ca­zo y la ta­cha de éx­ta­sis y co­mo siem­pre me­jor te ol­vi­das y te po­nes de vuel­ta bon­da­do­so que lo de la no­che y la cru­da mo­ral ya que­dó ol­vi­da­do.

  • Así que sin car­gos de con­cien­cia tú que pue­des aclá­ra­te la gar­gan­ta y pón­le cuer­das de a de­ve­ras a la gui­ta­rra pa­ra can­tar con ella a la luz de las es­tre­llas… To­tal, si no ¿pa­ra qué chin­ga­dos eres Dios?

Post a Comment