Breviario del miedo XX

Tanto para saber que las fantasías de un lunático y las de un genio se alcanzan a pagar con un puñado de arena…

Arena… nada más que arena en grandes y pequeñas cantidades… Arena en los zapatos, en los ojos… Los bolsillos cargados de arena húmeda y pesada. Arena que se convierte en roca que se nos atora en la saliva. Después todo uno es un montón de granito… Mis manos pesan al escribir, se estrellan al dejarlas caer, vuelven a ser arena fragmentada, sólo arena que se lleva el viento… Arena que se lleva el mar.

 

 

Post a Comment