Preguntas para joder al morenista

Damos paso a esta cuarta entrega acerca de las preguntas que ponen en evidencia la falta de autocrítica y tolerancia de algunos militantes de los partidos políticos nacionales. Respecto a las entregas anteriores, hemos recibido muestras de enojo de algunos lectores plenamente identificados con ciertas siglas partidistas, aunque ningún desmentido. Así que damos paso ahora a las preguntas para los integrantes de Morena, partido en el cual hay mucha tela de donde cortar.

 

Cuestionario moral

¿Están de acuerdo, por proceder principalmente de una organización de izquierda, en que se incorporen expanistas a sus filas?

¿Modificarán su documentos básicos para dar cabida a representantes tanto de la derecha como de la extrema derecha?

¿Quién ganará el debate interno, los nuevos integrantes de su movimiento como José María Martínez –identificado más con posiciones conservadoras, como la oposición al aborto– o los que vienen de la izquierda como Ifigenia Martínez?

¿Apoyarán el turismo parlamentario de Gabriela Cuevas?

¿Por qué se enojan tanto si se crítica a López Obrador, incluso si es un señalamiento válido?

¿Todos los llamados “pejezombies” son parte de su movimiento o fueron infiltrados sin que se dieran cuenta?

¿O todos los “pejezombies” son parte del movimiento?

¿Todavía se consideran de izquierda luego de la alianza con el PES y la llegada de Germán Martínez y compañía?

Con tanto exmilitante de partidos tan disímbolos como el PAN o el PRD, además del PRI y otros, ¿cómo definirían su orientación ideológica?

¿En serio creen que sea buena idea contar en sus filas con personajes tan cuestionados como René Bejarano, Napoleón Gómez Urrutia y demás?

¿Y ahora que van a hacer con sus antiguos enemigos que eran los causantes de todos los males del país, ya que su líder los perdonó e incorporó a sus filas?

¿En verdad están de acuerdo con el perdón prometido de su líder, no creen que eso ayuda poco a su causa?

¿Cómo esperan que funcione su bancada en el Congreso de la Unión con la ensalada ideológica que están haciendo?

¿Creen que, de ganar la elección, pueda funcionar un gobierno en el que están inmersos intereses de diverso tipo, como izquierdistas, empresarios, expanistas, expriístas, activistas sociales, sindicalistas exoficiales, grupos radicales y los que se acumulen?

¿Qué harán, de ganar algunas elecciones locales como en Morelos, Tabasco o Chiapas –en donde tienen posibilidades de ganar–, si los nuevos mandatarios emanados de sus filas no dan los resultados esperados?

¿Están preparados para enfrentar el desgaste natural que implica ser gobierno, con críticas –buenas y malas– a su quehacer público o van a reaccionar como siempre escudándose en que se trata de señalamientos infundados?

¿Ya superaron la etapa del “todo es un complot”?

¿Están cómodos con la incorporación de categorías y postulados de origen religioso de su líder, aunque eso vaya en contra del origen de muchos militantes que se dicen de izquierda?

¿Además de tirar a la basura las reformas estructurales del actual gobierno, en caso de ganar, cuáles reformas propondrían porque no hemos escuchado nada de eso en sus discursos?

¿Creen que Carlos Salinas de Gortari sigue siendo el villano número uno del país o él también alcanzaría el perdón y podría sumarse a sus filas?

¿Y qué hay de Diego Fernández de Cevallos, él también tendría cabida en sus filas si muestra arrepentimiento?

¿Y Felipe Calderón, se puede perdonar el fraude –según ustedes– del 2006?

¿Hay algo imperdonable a los ojos de su líder?

¿Cómo le hicieron para importar perredistas, pero no sus prácticas de pelear en cada proceso interno si no estaban de acuerdo?

¿Recomendarían su método de la tómbola para que otros partidos elijan a sus candidatos?

¿Con que principios se van a quedar, con los de su líder, con los que están escritos en sus documentos básicos o, como dijera Groucho Marx, con estos otros si no les gustan lo que tenemos?

¿En serio se enojan por las críticas que se les hace o es puro teatro para ganar la atención de la ciudadanía?

¿Piensan cerrar Reforma, de nueva cuenta, si pierden las elecciones o esta vez tiene preparado un mejor plan?

¿En caso de no ganar las elecciones de julio, no creen que antes le deberían cambiar de nombre al rancho de López Obrador, digo, sólo por si acaso?

¿Y si después de que triunfen, los militantes de los demás partidos se cambian a Morena, qué van a hacer sin competencia o con el caos de tener en su seno una auténtica Torre de Babel –ideológicamente hablando–?

 

Del tintero

Tenemos para todos los colores, sólo hagan click en el enlace:

Preguntas para joder al panista.

Preguntas para joder al priísta.

Preguntas para joder al perredista.

Preguntas para joder al independiente.

 

@AReyesVigueras

Post a Comment