El sistema de salud marroquí busca mayor alcance popular

Un pueblo saludable es el recurso más vital de un país. Consciente de esta verdad, el Rey Mohammed VI mantiene un constante monitoreo sobre la eficiencia de los servicios médicos y de salud que se procuran a la nación marroquí. Este jueves, recibió en el Palacio Real de Rabat las comparecencias del jefe del Gobierno y del ministro de Sanidad, para corregir las anomalías del Programa de Cobertura Médica RAMED y de la reforma profunda del sistema nacional de salud.

En los últimos discursos del Trono y de apertura del Parlamento, relativas a este sector, Mohammed VI ha dejado en claro que no quitará el dedo del renglón hasta lograr que el sistema de salud, conocido como Programa RAMED, funcione adecuadamente y su cobertura se haga extensiva a todo su pueblo: sin importar el crecimiento constante de sus beneficiarios.

El programa RAMED, iniciado en 2012, enfrenta varias limitaciones y disfunciones que limitan su eficacia y su capacidad de atender las necesidades de las categorías que conciernen particularmente a los sectores más frágiles y desfavorecidos.

Por esa razón, el monarca marroquí exigió una profunda revisión del programa a fin de determinar las fallas que han impedido que los ciudadanos puedan tener acceso al sistema nacional de salud actual. A pesar de los esfuerzos realizados, se sigue detectando un desequilibrio en la oferta de asistencia sanitaria a nivel territorial, en la calidad del servicio prestado y en el encuadramiento médico y paramédico.

Tras la comparecencia de la comisión técnica interministerial, creada para este fin, el Soberano giró sus altas instrucciones para que intensifique sus esfuerzos en lograr una mejor aplicación de la reforma, lo cual se realizará en coordinación con los departamentos y organismos concernientes; particularmente los Ministerios de Interior y de Economía y Finanzas.
Asimismo, el monarca reafirmó su alta solicitud para con los profesionales de la salud, y la voluntad Real de que este sector vital aumente su eficiencia y mejore profundamente su funcionamiento, así como la calidad de los servicios prestados; teniendo como claro objetivo que los ciudadanos comiencen a percibir mejoras concretas una vez puesto en marcha el plan de acción que se está elaborando.

Post a Comment